En tanto, estos cultivos no deben ser empleados como una "receta", expresó Sandro Martín Raspo, empresario agropecuario integrante del CREA Melo Serrano (región centro).

Cultivos de cobertura: de la "receta" a la gestión agronómica

Los cultivos de cobertura, también conocidos mundialmente como cover crops, son una de las herramientas empleadas para promover Buenas Prácticas Agropecuarias (BPA) orientadas a generar sistemas sostenibles
Publicado el 14/05/2018 en Agricultura
Por Primicias Rurales



[ 1 ]
   Buenos Aires, 12 mayo (PR/18) -- Los cultivos de cobertura, también conocidos mundialmente como cover crops, son una de las herramientas empleadas para promover Buenas Prácticas Agropecuarias (BPA) orientadas a generar sistemas sostenibles, para asegurar la viabilidad económica, ambiental y social de un sistema productivo.
   En tanto, estos cultivos no deben ser empleados como una "receta", expresó Sandro Martín Raspo, empresario agropecuario integrante del CREA Melo Serrano (región centro).
   "Deben ser ajustados en función de los objetivos programados a partir de las características propias de cada región productiva en general y lote en particular", explicó el asesor de Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (CREA).
   Los cultivos de cobertura incluidos en el sistema de producción cubren parte del faltante de carbono orgánico; elemento que es el componente principal de la materia orgánica, la cual cohesiona las partículas del suelo manteniendo la estabilidad estructural del mismo, evitando la pérdida de porosidad, infiltración y aumentando los riesgos de erosión hídrica y eólica.
   "Al sembrar una gramínea invernal se puede por ejemplo, capturar diferentes beneficios en función de cuál sea el ciclo de corte", añadió.
   Explicó que si "finalizamos el cultivo de servicio en el mes de julio, contribuimos a reducir la temperatura del suelo, evitar la lixiviación de nitrógeno y azufre, controlar parcialmente malezas y consumimos algo de agua (entre 50 a 100 milímetros)".
   "Pero si finalizamos el cultivo en agosto, mejoraremos mucho la parte física, aumentando la macro porosidad del suelo, además de retener más nutrientes y disminuir la lixiviación", acotó el especialista.
   En cambio, "si finalizamos el cultivo en septiembre, entonces podremos provocar un descenso de la napa freática con el máximo efecto supresor de malezas (especialmente si finalizamos el ciclo con un rolo de baja intensidad), lo que genera un impacto ambiental muy favorable".
   "Ahora bien: si el problema que tenemos es la falta de macroporos e infiltración y decidimos secar el cultivo de servicio en septiembre en vez de julio, podemos llegar a transformar esta práctica en un gasto en lugar de una inversión", indicó 
 
Primicias Rurales
NA

Noticia publicada el 14/05/2018 a las 11:12
Última modificación: 14/05/2018 a las 11:12


Comentarios

No hay comentarios para este artículo








Escuchanos Ahora










A la venta

Cuadros al óleo

Son cuadros con paisajes de la Argentina y otros motivos. Están a la venta.
Te invitamos a sumarte a nuestra iniciativa.

Campaña "Empuñemos el Rosario": Leche para los chicos

Un vaso de leche diario para los Niños de Corrientes.
Iniciamos a mitad de año

Curso anual de maquillaje profesional

info@victoriafierro.com.ar
Organiza Nextfuel Argentina.

Curso de Producción de Biodiesel a Distancia.

http://biodiesel.com.ar/3525/curso-de-produccion-de-biodiesel-a-distancia

Desarrollo: Lava Web Solutions Signeo