Por Luis Fontoira*

Carne de cañón en el Senado

El tratado Roca-Runciman causó conmoción entre los opositores, quienes se encolumnaron detrás del senador Lisandro de la Torre –del Partido Demócrata Progresista, ex fundador de la Unión Cívica Radical- apodado "fiscal de la Patria"
Publicado el 21/09/2014 en Columnas
Por Primicias Rurales



[ 1 ]

Buenos Aires, 21 septiembre (Especial para NA, por Luis
Fontoira*) -- Corrupción y acusaciones públicas, un tratado infame
en una década infame, un asesinato a sangre fría en el Senado de
la Nación, un duelo a muerte entre dos encumbrados políticos que
resultan ilesos, un suicidio y, como telón de fondo, un negocio
millonario con la exportación de un producto casi tan famoso en
el mundo como la Coca Cola.
   Todos elementos que podrían formar parte de una novela barroca
o, al menos, de un moderno "narcoteleteatro" si no fuera porque
ocurrieron en la vida real en la tierra de la pampa y del asado.
   Ubiquémonos en los años treinta del siglo pasado, época
bautizada como "década infame" (desde el derrocamiento de
Yrigoyen, en 1930, hasta 1943) dado el fraude electoral y el
gobierno de una pequeña oligarquía conservadora.
   En 1932, el gobierno –el segundo de los "infames"- de Agustín
P. Justo, que debió hacer frente a las consecuencias de la Gran
Depresión, nombró como ministro de Hacienda a Federico Pinedo y
la intervención estatal de la economía se hizo más acentuada,
creándose, entre otros organismos, la Junta Nacional de Granos y
la de Carnes.
   Fue en ese contexto cuando ocurrió uno de los hechos más
controvertidos, la firma del pacto Roca-Runciman, suscripto con
Gran Bretaña en 1933.
   El acuerdo motivó un escándalo político dado que Inglaterra –
que había cerrado su comercio exterior, permitiendo solamente
compras a sus colonias- aseguraba a la Argentina un cupo de
390.000 toneladas anuales de carne a cambio de numerosas
concesiones.
   Así el 85% debía realizarse a través de frigoríficos
británicos, no se permitiría la habilitación de nuevos
frigoríficos de capital nacional, las tarifas de los ferrocarriles
operados por el Reino Unido no serían reguladas, no se fijarían
derechos aduaneros por el carbón, se daría un tratamiento especial
a las empresas británicas con inversiones en el país, y se
entregaría a los ingleses la concesión de los transportes públicos
de la Ciudad de Buenos Aires.
   Paralelamente, y casi como la frutilla del postre, se crearía
el Banco Central de la República Argentina, bajo la conducción de
un directorio con fuerte composición de funcionarios del Imperio
Británico.
   El vicepresidente de la Nación, "Julito" Argentino Roca (h)
refrendó tanto patriotismo con unas declaraciones históricas: "La
geografía política no siempre logra en nuestros tiempos imponer
sus límites territoriales a la actividad de la economía de las
naciones. Así ha podido decir un publicista de celosa personalidad
que la Argentina, por su interdependencia recíproca es, desde el
punto de vista económico, una parte integrante del Imperio
Británico".
   El tratado Roca-Runciman causó conmoción entre los opositores,
quienes se encolumnaron detrás del senador Lisandro de la Torre –
del Partido Demócrata Progresista, ex fundador de la Unión Cívica
Radical- apodado "fiscal de la Patria" por sus denuncias públicas.
   "El gobierno inglés le dice al gobierno argentino ‘no le
permito que fomente la organización de compañías que le hagan
competencia a los frigoríficos extranjeros’", se quejó.
   En esas condiciones no podría decirse que la Argentina se haya
convertido en un dominio británico, porque Inglaterra no se toma
la libertad de imponer a los dominios británicos semejantes
humillaciones.
   "Los dominios británicos tienen cada uno su cuota de
importación de carnes y la administran ellos", sostuvo un
enardecido De la Torre en el Senado.
   La investigación se hizo pública en julio de 1935. De la Torre
acusó a los frigoríficos ingleses de evasión impositiva y señaló
la existencia de un entramado de corrupción que involucraba al
gobierno argentino, en particular a Federico Pinedo y al ministro
de Agricultura, Luis Duhau.
   El 23 de julio, Duhau agredió en el Senado a De la Torre,
arrojándolo al piso antes de escapar raudamente del recinto.
   En medio del tumulto, Ramón Valdez Cora –un ex comisario
devenido en guardaespaldas de los dirigentes conservadores-
realizó una serie de disparos que impactaron en el cuerpo del
senador electo Enzo Bordabehere, quien falleció horas después sin
siquiera asumir su banca, dado que la aprobación de su pliego se
iba a llevar a cabo al finalizar el debate de las carnes.
   Horas más tarde, cuando el cadáver de Bordabehere viajaba hacia
Rosario, donde fue despedido por una multitud, el ministro de
hacienda retó a duelo a De la Torre, quien no era nuevo en esas
lides porque ya se había batido a golpes de sable con Hipólito
Yrigoyen en 1897.
   El nuevo lance se realizó con pistolas, sin que ninguno de los
duelistas resultara herido.
   En 1937 el juez Miguel Jantus condenó a Ramón Valdez Cora a
doce años de prisión por homicidio simple, considerando que "no
tuvo el propósito preconcebido o deliberado de dar muerte al
doctor Bordabehere".
   La Cámara Penal elevó la condena a veinte años, pero el ex
comisario quedó en libertad en 1953, por buena conducta.
   El asesinato de Bordabehere, quien había fundado el Partido
Demócrata Progresista junto a De la Torre, sacó del centro de la
escena el debate de las carnes.
   Paradójicamente, el pacto Roca-Runciman fue denunciado por el
Reino Unido en 1936, luego de lo cual se firmó un nuevo tratado
que fijó fuertes aranceles a la importación de carnes argentinas
en Gran Bretaña.
   Agobiado por la muerte y la corrupción, De la Torre renunció en
1937 y se alejó de la vida pública. En 1939 se quitó la vida
pegándose un tiro en el pecho.
   Si el asesinato de Bordabehere hubiese ocurrido en estos
tiempos tan digitales, las cámaras de "Senado TV" aún lo estarían
repitiendo. La historia, que sí motivó una película ("Asesinato
en el Senado de la Nación"), hubiera desencadenado una catarata de
documentales con ínfulas de investigación forense, al estilo de la
serie "CSI", o al menos un par de programas especiales de
"Policías en acción".
   Pero lo único que queda de aquel suceso casi romántico son las
páginas amarillas, percudidas por linotipos, que cuentan el triste
asesinato de un ignoto senador que no pudo ocupar su banca en
medio de un escándalo que tuvo como protagonista a la carne vacuna
argentina, esta vez en uno de los hechos luctuosos más resonantes
de la historia argentina

Primicias Rurales

NA


Noticia publicada el 21/09/2014 a las 11:33
Última modificación: 21/09/2014 a las 11:33


Comentarios

No hay comentarios para este artículo







Escuchanos Ahora










A la venta

Cuadros al óleo

Son cuadros con paisajes de la Argentina y otros motivos. Están a la venta.
Te invitamos a sumarte a nuestra iniciativa.

Campaña "Empuñemos el Rosario": Leche para los chicos

Un vaso de leche diario para los Niños de Corrientes.
Iniciamos a mitad de año

Curso anual de maquillaje profesional

info@victoriafierro.com.ar
Organiza Nextfuel Argentina.

Curso de Producción de Biodiesel a Distancia.

http://biodiesel.com.ar/3525/curso-de-produccion-de-biodiesel-a-distancia

Desarrollo: Lava Web Solutions Signeo