Por Enrique Erize

Se multiplican los factores alcistas

La cosecha argentina de maíz ya ha sufrido un recorte muchísimo más significativo que el reportado el miércoles por el USDA (23,5 millones de toneladas) y la de soja va en camino a guarismos inferiores a los proyectados (50,5 millones).
Publicado el 15/01/2011 en Columnas
Por Primicias Rurales



[ 1 ]

Sábado 15.01.2011Y la historia se sigue complicando. Comenzó con los problemas en los cultivos de la ex Unión Soviética allá por julio, continuó luego con un cierre con dificultades en la cosecha estadounidense de maíz; se agravó con las pérdidas de trigo por exceso de lluvias en Australia, completándose el complejo panorama con los efectos de La Niña en Argentina.

Pero ahora el USDA suma angustia al mercado, con las cifras reveladas el miércoles en su informe de oferta y demanda mundial de granos, donde ajustó a la baja las cosechas se maíz y de soja estadounidenses, proyectando los stocks de cierre del ciclo 2010/11 en niveles extremadamente ajustados.

La estimación no deja margen alguno para el error en el ciclo 2011/12 y obliga a elevar el área destinada a ambos cultivos, más allá de la necesidad de alcanzar rindes récord en forma simultánea. En semejante contexto, Chicago deberá continuar con su tarea de emitir señales para que dicha eventualidad se cumpla, al tiempo que intenta lograr un racionamiento de la demanda.

Esa doble misión sólo reconoce una fórmula en la plaza de referencia internacional: subir los precios. En tal sentido operó en los últimos días, con fuertes y generalizadas alzas.

Un año complejo

Más allá de las especulaciones propias de un momento como el actual, lo cierto es que la plaza granaria internacional ha comenzado a transitar un año extremadamente complejo, en el cual el balance de oferta y demanda plantea un desafío mayúsculo. Los datos empíricos son muy fuertes y los que faltan "cargar" no ayudan a tranquilizar los ánimos.

La cosecha argentina de maíz ya ha sufrido un recorte muchísimo más significativo que el reportado el miércoles por el USDA (23,5 millones de toneladas) y la de soja va en camino a guarismos inferiores a los proyectados (50,5 millones).

En otras palabras: por el lado de la oferta las cosas se han complicado. Por el lado de la demanda, la última palabra la tiene China. Al respecto, arrecian los rumores de que las compras récord de los últimos meses se corresponderían con una actitud preventiva frente a la eventualidad de un fracaso de la cosecha argentina.

Al contexto descripto es necesario sumarle el accionar de los fondos de inversión y su significativa posición compradora con fines especulativos. Así las cosas, la pregunta sin respuesta es si todo lo ocurrido desde principios de julio hasta hoy justifica subas de más de US$ 90 por tonelada en el caso del maíz y de US$ 180 en el caso de la soja.

Si bien es cierto que no se puede negar la existencia de un componente especulativo en los precios de hoy, es muy difícil precisar su magnitud. Es por ello que la prédica es sólo una. Ante la incertidumbre, se imponen las coberturas con flexibilidad.

Contemplando la plaza local, es probable que más del 25% de la cosecha argentina de soja ya se encuentre comprometida por sucesivas ventas forward y la incertidumbre climática sobre el resultado productivo no deje mucho margen de maniobra más que la compra de puts.

En el caso del maíz, el riesgo que se deriva de una cosecha muy recortada respecto de las estimaciones de un par de meses atrás aumenta el "riesgo político".

Esto es, que las autoridades repitan el accionar de otras campañas y comiencen a autorizar en cómodas cuotas las ventas externas. En otras palabras, que se extienda el modus operandi del trigo al mercado del forrajero.

La plaza triguera local, por su parte, continúa siendo una "trampa mortal". Las autoridades del área continúan ensayando explicaciones sin sentido para encubrir su impotencia y falta de autoridad a la hora de definir políticas adecuadas, mientras los que sí deciden lo hacen sobre la base de premisas falsas y erróneas.

Pero la "novela del trigo" no termina allá. También se escuchan consejos desatinados por parte de supuestos expertos del sector privado que alientan la venta de lotes sin calidad.

En nuestra opinión, el productor no debe vender trigo ni viejo ni nuevo ni malo ni bueno a los valores que se ofrecen en plaza. El valor "piso" de un trigo argentino de baja calidad con destino al exterior, no apto para industria, es el valor FOB del maíz.

Y como expresáramos en septiembre pasado, la plaza maicera es una bomba de tiempo. Cuando el Sr. Moreno acepte (más tarde o más temprano) que el saldo exportable de trigo es muy superior al que hoy se estima, los lotes de calidad se podrán colocar en Brasil a valores FOB muy pero muy superiores a los que hoy se muestran, mientras que los de baja calidad encontrarán precios aún mejores que los actuales.

Restaría encontrar la fórmula para que dicha circunstancia se traduzca en precios FAS que reflejen la paridad correspondiente.

Primicias Rurales

Fuente: Enrique Erize
La Nación


Noticia publicada el 15/01/2011 a las 11:49
Última modificación: 15/01/2011 a las 11:49


Comentarios

No hay comentarios para este artículo







Escuchanos Ahora










A la venta

Cuadros al óleo

Son cuadros con paisajes de la Argentina y otros motivos. Están a la venta.
Te invitamos a sumarte a nuestra iniciativa.

Campaña "Empuñemos el Rosario": Leche para los chicos

Un vaso de leche diario para los Niños de Corrientes.
Iniciamos a mitad de año

Curso anual de maquillaje profesional

info@victoriafierro.com.ar
Organiza Nextfuel Argentina.

Curso de Producción de Biodiesel a Distancia.

http://biodiesel.com.ar/3525/curso-de-produccion-de-biodiesel-a-distancia

Desarrollo: Lava Web Solutions Signeo